Pese a los intentos, las armas de fuego parecen intocables

Después de la masacre de Newtown, Barack Obama lloró públicamente, como padre y presidente, y prometió dedicarse personalmente a enmendar las leyes para que personas desequilibradas como los asesinos culpables de estas matanzas no puedan comprar libre y legalmente armas de fuego.

Leer más