Tag Archive for Latino Politics

'Voces' cumple un año

Parece mentira que fue hace solo un año que nació HuffPost Voces, el sitio en español del Huffington Post aquí, en Estados Unidos.

‘Voces’ cumple un año

Parece mentira que fue hace solo un año que nació HuffPost Voces, el sitio en español del Huffington Post aquí, en Estados Unidos.

The Bergoglio Paradox: Conservative Pope, Defender Of The Poor

The new pope brings a set of mixed beliefs, in which his concern for the underprivileged does not stop him from being conservative in questions concerning “morality and family.” He is opposed to abortion, contraception and gay marriage, but strongly supports help for HIV victims and baptism for illegitimate children.

Encuesta: ¿Qué piensan los latinos de los judíos?

Según una nueva encuesta “las opiniones positivas dentro de la comunidad latina sobre los judíos tiende a mantener una correlacion con la frecuencia de los contactos personales, así como los niveles de educación, ingreso y aculturación.

How Many People Have Really Been Deported Under Obama?

Many Latinos are critical of President Barack Obama’s occasional championing of undocumented immigrant deportation, believing that Obama has broken his campaign promise to pass immigration reform in his first year in office.

Latinos Bid Loud 'Adios' To Depressing 2011

Life hasn’t been good, and Hispanics have suffered the same fate as the much of the general population: persistent unemployment, political uncertainty and a deep sense of dejection. But as a group, their fate was worse: according to the Department of Labor, last month, when the national unemployment rate was 8.3 percent, for Latinos it reached 11.4 percent.

Latinos Bid Loud ‘Adios’ To Depressing 2011

Life hasn’t been good, and Hispanics have suffered the same fate as the much of the general population: persistent unemployment, political uncertainty and a deep sense of dejection. But as a group, their fate was worse: according to the Department of Labor, last month, when the national unemployment rate was 8.3 percent, for Latinos it reached 11.4 percent.

¿Por qué no votan los latinos?

Cada voto cuenta. Cada voto importa. Pero para usted, el suyo y el de la gente que lo rodea es el voto más importante de todos. Porque votar denota interés y participación, aunque sea en el nivel primario que constituye el voto. Porque si vota y no votó antes, esa puede ser la antesala a otros cambios, a otras mejoras en su vida. Incluyendo hacer que otra gente vote, diciéndoles que se sacudan todo y que, esta vez, por ser esta vez, vayan y voten. Por sus intereses.

Jorge Gutierrez, Undocumented Queer Activist Works To Bring LGBT And Pro-Immigration Groups Together

Jorge’s father lives somewhere in California with his daughters. He is not in touch with his son. But Jorge continues his activism: for rights; recognition and dignity. And he continues to dream. “I want to pursue a Master’s degree or a doctorate to study the LGBT Latino youth community, so as a professional I’ll be able to contribute.” Shooting the video for Cuentame was part of this path.

Latinos: 16% Of Population, But Just 2% Of Homegrown Terrorists

The fact that Muhammad Yusuf, who was arrested yesterday and accused of conspiring to commit a terrorist act in New York, was born in the Dominican Republic and that his pre-conversion name is Jose Pimentel, wasn’t ignored in the reports about the failed plot. On the contrary, it appeared mostly on the first paragraphs in the news.

Republican Candidates Put The Final Nail In Quest For Latino Support

First published in The Huffington Post, 03/17/2012 In a series of statements and interviews, the main Republican presidential candidates distanced themselves even further from Latino voters this week while they campaigned for the 23 delegates up for grabs in Sunday’s primary election in Puerto Rico. Republican candidates have opposed comprehensive immigration reform, rejected the DREAM…

Hispanics Invested In Everything American

The events unfolding this week and announced for the next one remind us once again that Latinos in the United States are an intrinsic part of the population, and as such, are as interested and invested as every other American in the state of our union. When unemployment and foreclosure numbers rise, Latinos suffer; when the economy’s numbers improve they rejoice. And when civil rights cases jump to the front pages, they listen with rapt attention as the issue is always close to home.

We're Here and We're Not Leaving

Latinos are here to stay. That was the call of hundreds of thousands who, in 2006 and 2007, marched all across the nation asking for immigration reform: ‘Aquí estamos y no nos vamos,’ they chanted. As if they were saying, “We are here. Deal with us. Know us.”

We’re Here and We’re Not Leaving

Latinos are here to stay. That was the call of hundreds of thousands who, in 2006 and 2007, marched all across the nation asking for immigration reform: ‘Aquí estamos y no nos vamos,’ they chanted. As if they were saying, “We are here. Deal with us. Know us.”

Joe Biden sabe de qué se ríe (VIDEO)

Publicado en el Huffington Post Voces, 11 de octubre de 2012.

Ante el vuelco dramático de la opinión pública luego del primer debate entre Barack Obama y Mitt Romney, cuando la ventaja que los demócratas llevaban en las encuestas se evaporó y el republicano pasó a la delantera, todo dependía del vicepresidente Joe Biden. De Biden dependía cambiar el rumbo nefasto que la percepción de los medios tenían de la campaña. De Biden dependía casi quién ganará las elecciones en noviembre, quién será el próximo presidente, y de hecho, cuál será el rumbo del mundo en los próximos cuatro años.

En cambio, de Ryan se esperaba una sola cosa: no perder.

¿Lo logró?

El encuentro fue caótico. Fue intenso. Fue difícil. Fue reñido.

El único debate entre los compañeros de fórmula, el vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden y el retador y congresista republicano Paul Ryan fue todo eso. Fue histórico.

Porque fue inteligente.

El nerviosismo se sintió entre el público, en la moderadora antes del inicio, en los conductores de programas de televisión.
Pero los dos participantes estuvieron plenos, tranquilos. Debatieron con respeto e increíble elocuencia.
Especialmente Biden, que en ello contrastó violentamente con la performance del presidente Obama, que ahora se vio aún más descolorida, floja, mustia.

Biden y Ryan fueron muy buenos. Ryan fue serio, respetuoso, extremadamente articulado y conocedor, aunque a veces fue demasiado abundante con los números. Pero en estilo, junto con su conocida grandilocuencia, junto con sus errores y tartamudeos que ya lleva 40 años presentándolos, la presentación de Biden se debilitó al grado de poder ser comparado con el desastre que fue Al Gore en 2000, cuando miraba el cielo y suspiraba con desesperación como si algo en lo que el entonces candidato republicano George W. Bush decía algo que no le gustaba. Ningún momento más claro en ese sentido que en el minuto 16, cuando Biden interrumpió exclamando “Oh, Dios”, escandalizado por algo que el otro dijo.

Pero, ¿de qué se reía Biden? En principio, tratando de ridiculizar a Ryan y Romney. Pero quizás porque estaba sintiendo que comparado con su jefe en el primer debate, él lo estaba ganando.

Y quien ganó fue el periodismo, porque Martha Raddaz, la moderadora, corresponsal de guerra de ABC durante mucho tiempo, controló y evitó excesos, fue interesante, fue inquisitiva, no aceptó palabras vacuas ni ataques negativos ni evasivas.

Los candidatos debatieron los importantes temas del momento, con especial énfasis en política exterior, una ventaja para Biden que fue por años presidente del comité de Relaciones Exteriores del Senado: el ataque contra el consulado estadounidense en Libia y la muerte del embajador, Hablaron de Afganistán, de Siria, de la economía, del derecho al aborto, de Medicare y Seguridad Social, del papel de la religión en su vida, de la amenaza nuclear de Irán.

Y en todos ellos, Biden no calló la crítica. Mencionó el famoso discurso secreto de Romney sobre el 47 por ciento del público que no paga impuestos y vota por los demócratas. Que en otro discurso Ryan dijo que el 30 por ciento de la gente solo quieren recibir. Que Romney dijo que Detroit – la industria del automóvil – debe morir y los “foreclosures”, los embargos hipotecarios, deben seguir. “Esta gente de la que hablan son mi mamá y mi papá. Ellos pagan más impuestos que Romney”.
Ryan contestó con números, con calma, con insistencia. Biden retrucó que “váyanse, salgan del camino, no obstaculicen”.

Fue un excelente debate entre – la primera vez en la historia – dos candidatos católicos al segundo puesto más importante del país (y ambos irlandeses). Un debate en el que quienes quisieron, pudieron aprender sobre la magnitud de la democracia estadounidense. Quienes quisieron, vieron ganar a su caballito de batalla. Algunos habrán cambiado de opinión.
Y la pregunta ahora es, si, como dijo el analista republicano, el cubanoamericano Alejandro Castellanos, Joe Biden logró su objetivo: darle a Barack Obama una semana de respiro, detener la hemorragia en las encuestas de opinión pública, permitirle una segunda vuelta en el debate del próximo martes y permitirle resarcirse de las malas noticias en los últimos días.
Entonces, ¿quién ganó? Es temprano para decir. Si fue Biden, ¿alcanzó para detener el impulso de Romney en su carrera hacia la presidencia?

Una encuesta de la primera hora del debate publicada por The Huffington Post pone a Biden como vencedor por 65 por ciento contra 35 por ciento de Ryan. El sondeo anecdótico e incompleto de HuffPost Voces da un porcentaje similar de victoria al vicepresidente. El tiempo dirá. Un sondeo relámpago de CBS News dio a Biden 50 por ciento, 31 a Ryan y 19 por ciento dijeron que no sabían. Otra encuesta relámpago, esta vez de CNN, en cambio, le da a Ryan una victoria de 48 por ciento contra 44 por ciento para Biden.

Semana Latina: DREAMers Dare And Hope

“There are hundreds of thousands, if not millions of young unauthorized immigrants who can make a difference like you did, if only they have the chance to do it,” wrote another in a welcoming tone.

As we are now attempting to do.

What Is A Latino, Anyway? It Depends

For some, this is an homogeneous group, so united that if you make one of them a formal leader, the others will follow.

So if you choose a Latino candidate to run for office, the thinking goes, just the fact that they are Latino will, by itself, convince Latino voters to support them. Regardless of whether the Latino candidate is opposed to what most Latinos support–and vice versa.

Latinos And Their Issues Absent From Super Tuesday

Super Tuesday will likely be an extremely important day for the GOP presidential candidates, with 410 delegates — or 18% of the total GOP delegates– up for grabs. Of course, a big win could assist Mitt Romney to win the nomination and break the back of either Rick Santorum or Newt Gingrich; but on the other hand, a surprise win for either of these candidates could potentially debilitate Romney and deny him the advantage he gained from last-minute victories in Michigan and Florida.

Violence In Schools, Nothing Out Of The Ordinary For Latinos And Blacks

The cases of chronic violence, which occurs repeatedly and is ongoing, are never explored–and these comprise the vast majority, causing untold devastation and grief.

While massacres and tragic shootings by crazed individuals occur in schools of all economic levels, with varying racial makeups, chronic violence in school tends to be concentrated in lower income areas, where the majority of students are usually Latino or black.