Requiem por la modelo


Sobre poema de Armando Tejada Gómez
en “Tonadas para usar”

Lástima la modelo con esos ojos suyos

Y ese cuerpo de lujo natural pero ajeno

Lástima esa muchacha que podría fundarnos

Con su joven milagro casi un pueblo de nuevo

Lástima. Es una lástima su desnudez de hielo

Su mirada de vidrio, su sexo sin misterio.

Lástima que no tenga temor por su agonía

Y que su piel de fruta no sienta el manoseo

Qué lástima esa risa de bonita bobita

Siempre crucificada por el lucro y el tedio

Lástima. Es una lástima que nadie se lo diga

Y que su primavera se venda al menudeo.

¡Qué lástima, tan joven, en un mundo tan viejo!