Republicanos bloquean cierre de Guantánamo

GUANTANAMO-HUELGA DE HAMBRE

Publicado en el Huffington Post Voces el 3 de junio de 2013

No podía faltar. A la lista de desavenencias e irresolubles diferencias entre el Presidente Barack Obama y los republicanos en el Congreso se agrega la prisión que Estados Unidos mantiene en Guantánamo, Cuba.
El momento tampoco puede sorprender: hace contados días, el 22 de mayo, el Presidente pronunció un discurso programático, dedicado principalmente a justificar el muy criticado uso de aviones sin piloto por parte de su administración, en el que renovó su promesa de campaña (en 2008) de cerrar Guantánamo, al que ya en ese entonces consideraba como algo inmoral y contrario a los principios básicos de la nación.
De hecho, el 22 de enero de 2009, poco más de 24 horas después de haber juramentado el puesto, Obama firmó una orden ejecutiva de cerrar Guantánamo. Nunca se cumplió.

Pero la clausura del campo ha suscitado oposición, primero, porque desde el inicio de la administración Obama los republicanos se han opuesto a todas sus iniciativas, y en específico, respecto a lo que habría de hacerse con los 166 presos que todavía allí quedan desde los años 2001 y 2002. El plan del gobierno de traer a los reos a cárceles federales y aquí enjuiciarlos en tribunales militares (o civiles) es visto como algo peligroso. ¿Qué podría pasar si uno de esos presos escapa de su celda?

Así que este lunes, los republicanos hallaron un medio poderoso para bloquear la iniciativa presidencial: condicionaron la aprobación del presupuesto de Defensa – la niña de los ojos de los mismos republicanos – a que Guantánamo siga funcionando, esperando así asestar una importante derrota política a Obama.

La propuesta que los republicanos ahora avanzan en la Cámara de Representantes prohibirá el traslado de los presos a Estados Unidos o a cualquier otro país, como Yemén. Efectivamente, el mes pasado la administración canceló la anterior prohibición de transferencia de presos a ese país mesooriental.

La propuesta de ley fue presentada por el presidente del Comité de Servicios Armados en la Cámara, Howard McKeon de California, este lunes. El voto es este miércoles. El plenario votaría ya en el verano y luego debería reconciliar su versión con la que va a tener el Senado, para llevar a un voto final que dependa ahora de la firma del Presidente.

La porción relativa a Guantánamo es una pequeña parte del presupuesto pantagruélico de 638,000 millones de dólares que el país dedica a sus fuerzas armadas a partir del 1 de octubre, incluyendo 86,000 millones para pagar por costos de la guerra.

Finalmente, el presupuesto incluye 450 millones de dólares adicionales para mejorar el campamento de Guantánamo y modernizarlo. Según Obama, cada preso cuesta alrededor de un millón de dólares por año.

Finalmente, en un extenso artículo de fondo de Michael Crowley en la revista Time de esta semana (llamado precisamente “Por qué Guantánamo no se cerrará jamás”), David Remes un abogado que representa a varios de los reos en Guantánamo – muchos de los cuales se encuentran en una prolongada huelga de hambre demandando regularizar su situación – dijo que las probabilidades de que Obama cierre Guantánamo son exactamente “cero”.