Obama, ferviente cervecero contra la contaminación del agua

obama-beer

El tema es serio: las medidas contra la contaminación ambiental – como las del aborto, el matrimonio, la educación, la privacidad, el trabajo… como casi todo – sufren una politización total. Están quienes niegan que tal contaminación exista o la consideran supeditada a los beneficios de las industrias que las crean, están los que ven en ello el reflejo de todo lo malo en este mundo. Y están los consumidores preocupados… o indiferentes.

El Presidente Obama es conocido por su apoyo a la limitación de la contaminación, a medidas que limiten el calentamiento global causado por emisiones de gases en la atmósfera. a la protección de nuestros suelos y el agua.

También es conocido por su amor a la cerveza y por el hecho de que en la misma Casa Blanca ha establecido una microcervecería para gozar de lo mejor de esta “bebida alcohólica hecha con granos germinados de cebada u otros cereales fermentados en agua, y aromatizada con lúpulo” como la define la Real Academia Española. Recientemente el Presidente, a pedido del público, dio a conocer la receta secreta de la cerveza “Casa Blanca”.

Por lo tanto, el Concilio para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC) inició su campaña “Destiladores por Agua Limpia” en la que reclutaron a una veintena de empresas cerveceras que se comprometieron a hacer que sus operaciones sean más eficientes y gasten menos cantidades del líquido universal, ya que “agua limpia es esencial más que para una cerveza de gran sabor. Es crítica para la salud pública y para la salud de una amplia gama de industrias”.

Se trata, dice la nota, de revertir una interpretación de la Suprema Corte de 1996 a la ley de Aguas Limpias, que limita la prohibición de arrojar químicos contaminantes a vías de agua “navegables” y no a todas. Esta decisión llevó a que se arrojen deshechos a arroyos o humedales que puedan ser fuentes de agua potable. Las cerveceras necesitan que esas aguas permanezcan limpias de contaminantes. Muchas de ellas están basadas en la zona de los Grandes Lagos (estados de Michigan, Wisconsin, Illinois), que “están sufriendo de niveles bajos récord en su nivel de agua” porque además de todo, al calentarse las aguas, se evaporan más.

De acuerdo con NBC News, estos lagos contienen el 20 por ciento de las aguas potables en todo el planeta.

Queda por ver si Obama actuará enérgicamente – como productor y consumidor serio de cerveza – en este ámbito.

Porque, como se puede ver en las siguientes imágenes, asiduo consumidor y amante de la bebida amarga y alegre, lo es.

A propósito, la principal ley que mantiene nuestras aguas potables, potables, es la Clean Water Act de 1972 (cuyo alcance cercenó la Suprema Corte en 1996). El entonces presidente republicano Richard Nixon la vetó, pero el Congreso, dominado por los demócratas en esos días, sobreseyó el veto y se la impuso.