Corte Suprema: Se Vienen Tres Decisiones Históricas

supreme

Publicado en Huffington Post Voces el 15 de junio de 2013

Entre este lunes y los próximos dos, la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos anunciará sus decisiones respecto a los casos que tomó sobre sí durante este año. Así culminará su año de sesiones que inicia cada primer lunes de octubre. Algunos de estos fallos son considerados históricos, y las fuerzas vivas del país se encuentran en compás de espera para conocer el desenlace de los sendos juicios. Cada notificación de dictamen es entonces motivo para primero, la especulación y la adivinanza o bien el análisis, y luego, la reacción, crítica o alabanza de lo que los nueve magistrados hayan resuelto.

Una vez más, el tribunal máximo del país sirve como ventana a la confrontación entre republicanos y demócratas, liberales y conservadores, religiosos y laicos, tendencias modernistas y añoranzas de un pasado glorioso, todo en la mente e ideología – y también principios políticos – de sus nueve miembros.

Matrimonio gay

El tribunal emitirá una decisión sobre la constitucionalidad de la Proposición 8 de California, que fue aprobada por los votantes de ese estado en 2008 y que hace ilegal el matrimonio gay. Si bien las tendencias en todo el país son de general aceptación del casamiento entre gente LGBT y muchos estados han adoptado leyes que los legalizan, expertos encuentran improbable que la Corte Suprema haga lo mismo. Primero, porque varios de sus miembros son mucho más conservadores que la mayoría de la ciudadanía, y segundo, porque quizás tema que al hacerlo así desataría una confrontación cultural mayor que la actual.

¿QUÉ PIENSAS? SI TIENES ALGO QUE DECIR, HAZ CLICK AQUÍ: NOS INTERESA TU COMENTARIO

En cambio, siguen los analistas, el tribunal podría decidir en contra de la Proposición 8 pero sin sentar precedente nacional, o bien limitándolo a algunos casos excepcionales.

La corte podría basarse en la Enmienda 14 de la Constitución, que simplemente prohibe la discriminación de los individuos.

En la misma temática, el tribunal decidirá la constitucionalidad de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA) adoptada bajo la presidencia de Bill Clinton en 1996 y que define legalmente al matrimonio como compuesto por un hombre y una mujer. Esto lleva a que, aunque los estados permitan que personas del mismo sexo se casen entre sí, no tienen los mismos derechos que parejas heterosexuales bajo la ley federal. Se trata de beneficios tales como declaración conjunta de impuestos, pagos de seguro para empleados del gobierno, pagos del Seguro Social, cuidado de la salud y pagos de jubilación. El tema de la relación entre las leyes estatales y las federales también se impone aquí. Y si la corte decide que la ley discrimina contra parejas del mismo sexo o bien discrimina contra legislaciones estatales, surgirían conflictos en aquellos estados conservadores que legislaron la prohibición de los matrimonios gay.

En este caso, la administración Obama se negó a representar la ley DOMA en corte, tarea que le tocó a los republicanos en el Congreso.

El matrimonio gay es legal en 11 estados y el Distrito de Columbia, donde se halla la capital Washington.

Acción Afirmativa

Otro tema candente será el de la Acción Afirmativa. Se trata de una serie de actividades, fruto que favorecen a miembros de minorías como los afroamericanos y los hispanos a la hora de decidirse su admisión en instituciones de altos estudios y otros servicios. La Acción Afirmativa se aplica con el fin de beneficiar a aquellos que, por haber sufrido discriminación por muchas décadas, no se encuentran en igualdad de condiciones con la mayoría blanca.

El caso se centra en la demanda de la alumna Abigail Fisher, que demandó a la prestigiosa universidad de Texas en Austin en 2008, afirmando que su ingreso fue rechazado, prefiriéndose estudiantes afroamericanos (ella es blanca) pese a que sus calificaciones eran mejores.

Nuevamente, en este tribunal presidido por el conservador John Roberts, se espera una decisión limitada que otorgue a Fisher la victoria en el caso individual, pero que no eche por tierra con todas las políticas de acción afirmativa.

Derecho al Voto

El del derecho al voto es un tercer tema candente en donde la decisión de la Suprema Corte podría echar por tierra con décadas de jurisprudencia basada en ampliar el caudal electoral. Políticamente, podría ser el más importante.

En 1965, la ley de Derechos Civiles, firmada por el entonces presidente Lyndon Johnson, culminó muchos años de lucha por la igualdad de derechos en Estados Unidos. Una de sus cláusulas estableció que ciertas áreas del país – estados, o condados, o ciudades – conocidas por su historial de discriminación y odio racial, estarían bajo la tutela del departamento de Justicia federal para asegurar que el derecho al voto se administra de manera equitativa. Además de áreas del sur antiguamente esclavista, se incorporaron con el tiempo otras zonas, a determinación del gobierno federal. En total, son 16 estados.

En 2006 el Congreso extendió la vigencia de la ley por 25 años más.

Mientras que la situación de las minorías mejoró en ese aspecto, entre otras cosas gracias a esta ley, en los últimos años resurgió una corriente política mayoritariamente blanca e hiperconservadora.. La confrontación ideológica entre los dos principales partidos subió de tono, entre otros motivos, por la división demográfica cada vez más clara entre ambos grupos. Gobernadores y legislaturas republicanas trataron en los últimos comicios presidenciales – noviembre de 2012 – de limitar el derecho al voto de ciertos grupos, por ejemplo con leyes que obligan a llevar un documento de identidad oficial y con fotografía a las urnas. Millones de personas carecen de esos documentos, principalmente por su situación socioeconómica y cultural. En otros casos se depuraron las listas de votantes. En otros, se redujeron las horas de votación. En otros, se cerraron centros de votación en barrios populares, obligando a los votantes – en un día laboral – a movilizarse a otras áreas. Y finalmente, se diseñaron distritos electorales de manera tal que impidan a grupos afroamericanos o latinos ejercer el poder de sus números.

El gobierno federal, gracias al Inciso 5 que le da derecho a pre-autorizarlas, invalidó algunas de estas leyes. Ahora, la Suprema Corte podría dar un fuerte apoyo a quienes promueven la limitación del derecho al voto, por solidaridad ideológica, determinando que la cláusula que permite la intromisión del departamento de Justicia ya no es necesaria.

Se trata de dos casos similares: el condado de Shelby en Alabama contra el secretario de Justicia Eric Holder (“Shelby County vs. Holder”) y “Nix vs. Holder”.

Si – como lo predicen los analistas – la Corte Suprema inhabilita el inciso 5 o lo restringe severamente, será indudablemente la luz verde para una miríada de medidas de restricción, ahora legales, por parte de gobernadores y legislaturas conservativas.

Adicionalmente, el tribunal ya emitió un dictamen en el caso de la legalidad de los patentes comerciales sobre la estructura del ADN, estableciendo que se trata de un fenómeno natural que no puede ser reclamado por ningún ente privado.

Finalmente, el tribunal liderado por Roberts, de marcada tendencia ideológica, podría decidir de un plumazo en cuestiones de importancia cultural, política y social para el país.

Pero también podría postergar la decisión y dejarla a la próxima generación de jueces.