El Ciclo del Amor

Fotos del libro El Ciclo del Amor

Ese es el valor que tienen, obviamente no el artístico ni el profesional: una extensión de la palabra, una captura de lo que mi retina percibía y una confirmación de la validez de algunos de los poemas que las fotos ilustran.

No te quitaste los zapatos de taco alto

Nunca te quitaste los zapatos los zapatos de taco alto. Me quité los míos y los puse para  sacármelos nuevamente. No tuve un cuento para ti cuando me lo pediste. Mis palabras no tenían fuerza. Querías un cuento ver el mar sentarnos a comer pero vino un león merodeador y nos quedamos adentro devorados y…

Armadores de barcazas

Fabiana Llega un tiempo de ignominia. Armadores de barcazas tienden remos de lo alto. De leve murmullo la mujer rota se cercena las lágrimas rompe breves vidrios de bolsillo siente que ahora muere sin cabeza murmulla por lo bajo a la salida: He venido desde adentro a calmarte. Rueda un agua, siempre blanca, va adelante…

Hoja blanca

Estás dentro de mí, constante curvilínea alada consciente, blanca metamorfosis de un ala, paradoja de quienes quisimos ser, concepto de mi     palabra. Estoy dentro de ti carnoso, grueso, ahogado en nuestra savia descanso, descanso. Estás dentro de mí como el aroma que perdura después de abarcarme tus rezos interminables de ternura dedos paridos virginales…

La Ronda

Nos veíamos a través de un vidrio grueso como en las películas o las cárceles por eso vine al parque en donde vives a buscarte y te encontré rodeada de los hombres que percibieron el olor de tu regreso coyotes crueles que hablan contra el viento danzan y te rodean en un círculo blanden su…

Mujer Totem

Esther Mujer hecha madera: te conozco ciprés, cerezo y girasol; te deseo crepe, leche y turrón. Beso cuadrado cuadrado arbóreo: una vez, en medio de un frío desperté sin agua; el miedo azul y allí estabas. Mujer hecha madera Totem. Tel Aviv

Te respondo

Lanzo un capullo que se reconoce inmediatamente a sí mismo es al pie de la letra una versión análoga de circo ambulante en donde se vive dado vuelta, con el aro dorado del  corazón rozando los discos de la soledad ¿Por qué te cambió el semblante? dos estrías sombrías bajo el ojo que te amasa…

Tu lápiz de ternuras

Tu lápiz de ternuras se hincó en mi ojo bestial y magro mi ojo de Guliver insuficiente disolvió mi defensa de dientes secos y recuerdos amargos punzó mi estómago que rumía venganza por eso te besé y me encaramé en tu poesía me aferré al fluido de tu lengua luminosa y monté un lujo tu…

Comparaciones de la muerte

Tu mano se extiende Maythé Morir sería como estar flotando revolcado en sábanas vegetales esta cama cierta negra maga tuya alienado entre el cieloraso y el agua que no cesa desde la cristalina efigie de tu boca tenso el cuello y a punto de esfumarse por el reverso lado oscuro de mis dientes podría morir…

La luna y el sacrificio

Espesos vapores de tu raza o historias macabras o los dioses nativos dueños de la luna y el sacrificio Debo rodar por el piso líquido de la sala hecho cucharita o esconderme como chicle pegado al pupitre de mi escuela y si me duele el pecho pronuncio para adentro las palabras mágicas: nada todavía no…

Goce en el fondo de un vaso

Morir o vivir o acudir a ver qué es lo que haces con quién hablas mientras el reverso de tu puño agita dos dados de buena suerte en un vaivén o bien que caen pegajosos uno a uno cinco-dos cinco-seis doble cuatro y entonces es algarabía y el sabor dulce y pesado y adictivo de…

Me convierto en semilla de hombre

Crece el bosque acá se hace espesura la comisura de mi boca en la restauración de mi potencia sin estaciones intermedias… …ni pasos de ferrocarril ni recovecos ni asfalto estancado en el recuerdo de una lluvia ni renovación de mis poemas. Crece el bosque espejo cama negra late grita se magnifica y retira marea por…

Botella encontrada en el aire

Botella encontrada en el fondo del aire un pájaro náufrago la abandona vuela en sopor inmenso, perdido respira silbando, respira silbando. Apunta al hogar de tu ojo: de tanta manada y peligro tan poco mensaje y palabra flota botella al hogar de tu ojo para siempre nos hundimos como ella el aire es viscoso y…

Para tu cumpleaños

La sal de la vida te pesa: ataúdes de piedra máscaras demoníacas que una mano torva cosió a tus labios tu entrecortado sollozo interrumpe la función de la noche las luces se encienden la gente murmura quizás le escandalice quizás le intrigue buscar en las miasmas con sus linternas de luna al causante de la…

El humo del hambre a selva

I Los bordes de la cama se quebraron esta noche sus labios son de barro aplastan las puntas frías y peligrosas de tu carne tu cama se ensordece te despierta la nube de tu lecho agita su ala rota gime se atrasa como siempre boca pálida pintada fantástica fábula rojo madero amadero su lengua de…

De pronto me parece que llueve

De pronto me parece que llueve el aire huele a aire la tierra sabe a migas de pan blanco y el pecho se hincha para contener al viento la melena y tu blusa negra y escotada el lapiz labial que siempre usas y un cascabel incandescente que señala el lugar de tu poesía. Allí donde…

Un viaje al centro de la noche

El granizo nos protege con su coraza tocamos a cuatro manos las otras cuatro nos tocan bebo el humo de tus labios jugamos el juego de azar de los grandes: tres-uno. Dos-dos. Dos-dos. Beso a la otra. Me besan. La besan. En el viaje al centro del dormitorio en la pesadez de mis miembros galopo…

El hombre que fue tu amante

El hombre que fue tu amante está parado en la esquina de nuestra casa nueva y espera lo he visto la otra noche en la comisura de tus labios en el afán de tus caderas cuando estallan contra las mías remolino de girasoles. Al hombre que fue tu amante lo he encontrado en la calle…

Celos

En dónde has estado (en tu cuerpo merodeando tímida húmeda porque abrieras). Por dónde pasó tu cuerpo libre (adivinando tus deseos pisando matorrales a tu encuentro). Qué son esas reliquias juguetes (pasión en el muelle papaya fresca recuerdos de remeros ciegos un hombre que ignora que me sigue un coyote tonto que me llora) o…

Fecha de Vencimiento

1. El crítico a mis espaldas Soy como los poemas que escribo o los que sueño nacido de una minúscula chispa en las estrellas una mirada fugaz un amor enardecido acallado por el oleaje de un millón de otros amores simultáneos el crujido crepitante de otras chispas que estallan al  unísono entre bancos de arena…

Pera

Pera dulce y grande y jugosa caliente la savia derrama por mis codos, mi cintura, la pera. Qué pera pena, qué jugosa y dulce pena, qué pena triste, jugosa y caliente, muerte pera, dulce pena pera pena pan dulce y amargo, pan de la pera dulce y feliz y lo amas a él, a él…

Noviembre

Considerando que ya terminó octubre que los musgos se asientan en las rocas de Santa Mónica que mis pies empapan la materia gélida de los pisos que el signifique lo que signifique ni la maldición ni los malos augurios han vencido todavía y que estamos sin embargo juntos juntos a principios de noviembre: te digo…

Desde este lado del espejo

Maythé Los hombres que me veo en el espejo no se hablan ni habitan el espejo se miran sin mirarse no prometen ni convergen en el humo de tus labios los hombres que me miro en el espejo son inocuos y se limpian en silencio la sustancia pegajosa de la noche su infancia y escoria…

El ritual de tu silencio

Quién fue el primero en no llamar ofuscarse y luego ni la suerte ni el deseo… …qué puedo hacer con estos dedos que me queman tu figura que me sigue y no me deja la imagen del recuerdo de tu labio hiriente en el fondo de la memoria mágica más negra. Todo queda. Me quiere…

La curva de mi sonrisa

Si volvieras a encontrarme nuevo como el vidrio, ya no yo ya no cubierto de hojarasca ¿cómo sería entonces? ¿Qué canciones nuevas aprendería para ti, qué tamaño tendría la curva de mi sonrisa? Porque admito que nunca hubo despedida entre nosotros ni un acto de carnes que justificara la fatalidad ni matase el regocijo de…

Polvo / Hambre

Leyó leyendo sus poemas largo rato mientras el resto del grupo callaba el amanecer entró como una tromba y removió los vapores del alcohol y del tabaco alguien miró un reloj y siguió enamorado de ella que leía aquel poema con la voz ya ronca. Y yo, que antes había contado un texto presagiador e…

En esta casa ya no hay hombre

Jossie En esta casa ya no hay hombre que cierre la puerta para ir a dormir que se levante del baño que ocupe una partícula de polvo solo el humo del recuerdo de mi sombra atragantada que sobrevuela como espíritu sobre las aguas en sus rincones estallan mis ojos y lo que ellos vieron se…

Desde el fondo de mi obligo

Un niño en el fondo de mi ombligo se relame y congratula. Un hombre de ropa pálida lo examina aprobándolo o quizás no. Se mira en el espejo cada mañana y borra un suspiro de la llaga pero ella renace donde él menos lo espera entre un montón de papeles tirados esperando a que llegue…