¿Qué es un minutario?

¿Qué es un minutario? Técnicamente, un folio o o conjunto de folios donde se van acumulando las minutas, es decir, los registros de los momentos vividos, en grupo o a solas, confrontando las desgracias o bendiciendo el universo sentado fuera del café “mirando la gente pasar”.

Es un manojo de minutos que todavía pueden manejarse.

Es la raíz de lo más diminuto: lo del centro propio, lo Número Uno, el significado.

Es una deformación del Minotauro, el Μινόταυρος, en fin, lo que nos espera al final del laberinto.

Por eso me gustó el nombre para generar aquí un inventario de lo que hasta ahora he creado.

Canciones, a veces con su grabación para que el lector las pueda escuchar, dar forma y relacionar con su mismo sentimiento.

Poemas, porque fueron siempre lo que los gringos llaman “a challenge” para mí: el género más difícil, no el más fácil. Algunos fueron escritos en arranques fugaces y les tengo cariño y comprensión. Me da verguenza, pero leerlos me emociona aunque sean míos. Y otros llevaron uno o dos meses de trabajo; no por eso son especiales. Aunque si, más largos.

Cuentos, donde me siento cómodo si son breves flechas, o temeroso y desorientado cuando me extiendo y abarco mundos y transformo en relatos sin fin.

Ensayos, casi todos legitimizados por los estudios y donde pretenciosamente he aspirado a ser discípulo de los discípulos de la Cabalá: solamente valen si agregan algo al conocimiento.

Novelas… son dos, inéditas como libros, inconclusas quizás para siempre, que aquí están para salvar tanto, tanto trabajo, de mi personal olvido.

Columnas y textos periodísticos, que son mi pan de cada semana, porque me dan pan y carne, y me definen a lo largo de los últimos años, desde aquí en Los Angeles, California.

Vendrán también las fotos, los videos, los textos breves, quizás los ajenos y admirados, quién sabe: todo lo que uno deja en concepto de futuros ramos de flores en futuras lápidas.